¡Nos queremos vivas! ¡Libres y combativas!

En los últimos años hemos vivido un auténtico despertar de millones de mujeres movilizándonos masivamente contra un sistema profundamente machista, que ejerce la violencia y la explotación de una forma especialmente cruel contra nosotras.

En esta lucha, las jóvenes, las trabajadoras, hemos combatido las políticas que nos imponen los gobiernos capitalistas, entre los cuales el del PP destaca por derecho propio. Ellos son los que han aprobado una reforma educativa franquista que privilegia a la Iglesia con miles de millones de euros, para que sigan diseminando sus mensajes abiertamente sexistas, homófobos y contra el derecho al aborto. Es la derecha la que recorta los servicios sociales que cargan sobre nuestras espaldas, condenándonos a la esclavitud doméstica, la que nos desahucia de nuestras casas y hacen de oro a los empresarios imponiéndonos salarios miserables y condiciones discriminatorias en el trabajo.

Pero además el gobierno de Rajoy ha otorgado una gran impunidad a los maltratadotes: en 2016 se realizaron 142.893 denuncias por violencia machista, pero sólo 2 de cada 10 acabaron en condena. En 2017, 98 mujeres han sido asesinadas en el Estado español. Y ante cada nueva víctima tenemos que escuchar la misma monserga de siempre. Los representantes del PP ponen gesto serio, guardan minutos de silencio y se lamentan… ¿Por qué no había denunciado? Luego se reivindican defensores de la igualdad, incluso ¡feministas! como algunas de sus dirigentes. No se puede ser más hipócrita. ¡Ellos y ellas son los primeros responsables de esta situación!

La violencia contra las mujeres es institucional y está amparada por los tribunales de justicia. Los casos de Juana Rivas o de la joven víctima de la Manada lo muestran con claridad. No se trata de decisiones individuales de jueces y juezas sexistas. Hablamos de todo un sistema y un entramado que nos golpea con fuerza y nos lanza un mensaje a todas: ¡Cuidado! Si denunciáis la realidad que vivís, el maltrato, una violación, acoso o cualquier otra forma de violencia, tendréis que pasar un calvario y seréis cuestionadas en todos los aspectos de vuestra vida. ¡El juicio será contra vosotras y quizás no sólo en un tribunal sino en los platós de televisión!

¡El 8 de marzo Huelga general estudiantil contra la violencia machista!

Desde Libres y Combativas y el Sindicato de Estudiantes entendemos que es necesario mostrar toda nuestra indignación de manera organizada y contundente. Por eso participaremos activamente en la huelga feminista que se ha convocado para el próximo 8 de marzo a escala internacional. Concretamente llamamos a todas las estudiantes, y también a nuestros compañeros de clase, a la huelga general estudiantil, a vaciar las aulas de todos los Institutos y Universidades y llenar las calles, acudiendo a las concentraciones y manifestaciones unitarias que se celebrarán ese día en cientos de ciudades y localidades del Estado español y de todo el mundo.

Sabemos que la única forma de acabar con nuestra opresión es con la organización colectiva y la movilización en las calles. Hemos demostrado la fuerza que tenemos cuando nos ponemos en marcha: en las manifestaciones masivas de Estados Unidos contra Donald Trump, con el movimiento #NiUnaMenos en América Latina, en Polonia por el derecho al aborto, al frente del movimiento contra los desahucios o como la Kellys y las Espartanas de CocaColaEnLucha en defensa de unas condiciones de trabajo dignas. El 8 de marzo de 2017 fuimos millones en las calles de todo el mundo levantando un grito ensordecedor contra la violencia machista y la opresión capitalista, y este año va a ser aún mayor.

Por eso os invitamos a organizaros con nosotras en Libres y Combativas, para construir un feminismo anticapitalista y revolucionario, y unir las fuerzas de todas las que sufrimos la opresión y la violencia del sistema en una misma lucha por transformar la sociedad.

¡Todas y todos a la huelga estudiantil del 8 de marzo!

¡Todas y todos a las manifestaciones!