¡Hay que responder con la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud: Huelga General ya!

El 20 de septiembre la política represiva del Gobierno del PP y del aparato del Estado heredado del franquismo ha dado un salto cualitativo en su cruzada para impedir el referéndum de Catalunya del 1 de octubre. Hasta ahora la Guardia Civil había bloqueado 32 páginas web y requisado un millón y medio de carteles, dípticos y folletos a favor del referéndum.

Los jueces habían empezado a llamar a declarar a los centenares de alcaldes que anunciaron que facilitarían las infraestructuras necesarias en sus localidades para poder celebrar el referéndum. Como estas medidas han sido insuficientes, estos reaccionarios han dado un paso adelante en la espiral de represión desatada. La Guardia Civil ha desplegado un amplio dispositivo en el que se han realizado 40 registros y detenido a 14 personas, la mayoría altos cargos de la Generalitat.

Nunca en cuarenta años habíamos vivido un ataque similar contra nuestros derechos democráticos. El gobierno del PP —respaldado por Ciudadanos y lamentablemente por la dirección del PSOE— ha decidido aplastar por la fuerza el derecho de millones de catalanes, de la inmensa mayoría del pueblo y de la juventud, a decidir sobre la relación que quiere tener con el Estado español, incluido el legítimo derecho a la independencia. Las medidas represivas adoptadas por el PP y recuperadas del amplio arsenal del franquismo son un serio aviso a los trabajadores y jóvenes de todo el Estado. A nadie se le escapa la deriva represiva que el PP ha adoptado sobre todo desde la explosión social del 15M en 2011. Hoy despliegan todas estas medidas represivas contra el derecho a decidir del pueblo catalán, mañana lo harán contra las luchas de los trabajadores en cualquier parte del Estado. ¡No lo podemos consentir!

La idea de que el referéndum del 1O representa un “golpe de Estado” y es una imposición “antidemocrática” contra un sector de la población catalana, es una de las mayores mentiras que intentan vender los medios de comunicación al servicio de la burguesía española. Si tan seguro está el Estado, el PP y los partidos que se subordinan a ellos de que los independentistas son una minoría, ¿por qué no aceptar las urnas? ¿Por qué impedir la votación?

Los partidos políticos, los medios de comunicación y toda la jauría de tertulianos, que defienden la política del PP en todos los frentes, insisten en que de lo que se trata es de defender la legalidad vigente y la Constitución de 1978.

Estos señores, los mismos que tienen a más de 900 cargos imputados por corrupción, los que han saqueado las arcas públicas para favorecer a ricos y banqueros, los que recortan los servicios más básicos como la educación y la sanidad, los que desahucian, los que aprueban reformas laborales para degradar aún más nuestras condiciones laborales mientras hacen jugosos negocios con dictadores, los que aprueban la ley mordaza, los que se niegan a condenar los crímenes de la dictadura franquista... se atreven a hablarnos de democracia. ¡Qué cinismo más grande! ¡Esa es su “democracia” y su “legalidad”: prohibir votaciones, amedrentar y encarcelar a quien se expresa libremente, enviar a la Guardia Civil para reprimirnos!

Los derechos democráticos se consiguieron y se defienden luchando

Desde GanemosCCOO consideramos que si la legalidad vigente impide el ejercicio libre y democrático del derecho a decidir esta “legalidad” es antidemocrática e injusta y, por tanto, es legítimo y necesario luchar por transformarla y conquistar derechos democráticos elementales que esta impide ejercer. No podemos olvidar que las CCOO nacieron y se desarrollaron luchando contra la “legalidad vigente” de la dictadura franquista que impedía el derecho a reunión, a organización, a la huelga, etc. Desde nuestro sindicato utilizábamos multitud de formas de lucha para conseguir nuestros derechos, incluida la desobediencia. Marcelino Camacho decía: “si queremos el derecho a reunión, reunámonos, si queremos el derecho a manifestación, manifestémonos, si queremos el derecho a huelga, hagamos huelga”.

Centenares de miles de personas han tomado ya las plazas y las calles en toda Catalunya, y lo van a seguir haciendo, contra la represión que el PP está llevando a cabo. También en todos los territorios del Estado se están organizando movilizaciones de apoyo al pueblo catalán, en defensa de los derechos democráticos. Desde GanemosCCOO defendemos que CCOO debería impulsar, junto a todas las organizaciones de la izquierda que lucha y demás sindicatos de clase este proceso de movilizaciones y convocar ya una huelga general de 24 horas que paralice todas las empresas y fábricas, transportes, la administración pública... para derrotar el Estado de excepción que el PP está imponiendo.

Una huelga general en Catalunya que debe ir acompañada de un llamamiento a la movilización de la clase trabajadora y la juventud del resto del Estado español en apoyo al pueblo catalán y a los derechos democráticos de toda la clase trabajadora. También debe ser un punto de inflexión para que la izquierda que lucha tome la dirección de este proceso, y una la defensa del derecho de autodeterminación con un programa contra la austeridad y los recortes sociales. Una movilización de estas características es el camino más efectivo no sólo de frenar la represión, derrotar al PP y sus políticas franquistas, sino de lograr la salida de la derecha catalanista del Govern de Catalunya y abrir paso a gobiernos de izquierdas y a la república socialista catalana.

Sabemos que Puigdemont y el PDeCAT son campeones de los recortes y han atacado salvajemente la educación y la sanidad públicas, han privatizando los servicios sociales y mandado a los Mossos d´Esquadra para reprimir las movilizaciones de los jóvenes y los trabajadores. Ellos, que han actuado en estos aspectos como el PP en el resto del Estado, nunca defenderán la misma Catalunya que nosotros queremos: una república catalana socialista que rompa con la opresión y la explotación capitalista, que sirva para transformar la sociedad en beneficio de la inmensa mayoría; que acabe con los recortes, garantizando una educación y una sanidad públicas de calidad; que de solución al desempleo masivo, creando millones puestos de trabajo con salarios dignos y derechos; que ponga fin a los desahucios, que nacionalice la banca y las grandes empresas para colocar la riqueza al servicio de las necesidades de la mayoría de la sociedad y acabar con las fortunas multimillonarias de un puñado de corruptos y parásitos. Esta república socialista catalana generaría una simpatía arrolladora entre los trabajadores del resto del Estado (que tienen el mismo enemigo, la burguesía, y sufren los mismos ataques y recortes) y en todos los demás países de Europa, abriendo una senda poderosa para la transformación social y la liberación de todos los pueblos oprimidos.

Por una huelga general en defensa de los derechos democráticos

La razón fundamental que ha impedido hasta el momento que el enorme malestar social que existe en Catalunya cuaje en una auténtica rebelión social que derrote al Estado, al PP y sus políticas capitalistas, es que las formaciones parlamentarias a la izquierda de la socialdemocracia (Podemos, CUP, Catalunya en Comú, Izquierda Unida) y los sindicatos han renunciado a ponerse al frente de este gran movimiento de masas con un programa que una la lucha por la autodeterminación con las reivindicaciones económicas y sociales que demanda la mayoría de la clase obrera, la juventud y los sectores populares. Se ha cedido la dirección de la lucha contra el Estado y el gobierno del PP al PDeCAT, permitiendo que estos políticos burgueses puedan aparecer como las únicas víctimas de la política autoritaria de la derecha españolista. Esto ha mantenido una división negativa entre la clase trabajadora.

Pero ahora todo esto puede cambiar. Es indudable que la represión desatada desde el PP es una sacudida para millones de trabajadores y jóvenes de los barrios obreros de toda Catalunya. Las imágenes de la Guardia Civil practicando detenciones, y de Rajoy jactándose de manera arrogante de sus medidas represivas, están impactando en la conciencia de millones —dentro y fuera de Catalunya— porque son una repetición de lo que vivieron generaciones enteras bajo el franquismo. No hay que olvidar que los derechos democráticos que hoy disfrutamos, incluido el Estatut y el restablecimiento de la Generalitat, fue el producto de la movilización masiva de los trabajadores en Catalunya, muchos de ellos inmigrantes que con sus familias poblaban y pueblan las localidades del cinturón rojo de Barcelona y otras ciudades.

Ahora mismo se dan las condiciones para unir a los millones que ya están movilizados, dispuestos a defender en las calles el referéndum, con los sectores que también quieren luchar contra la represión pero desconfían del PDeCAT. Para ello es fundamental que los dirigentes de la izquierda estatal y catalana, y los sindicatos de clase, empezando por las Comisiones Obreras llamen ya a la huelga general y movilicen a la clase trabajadora, la juventud y los sectores populares, dentro y fuera de Catalunya, por el derecho a decidir, contra el PP y la represión del Estado.

Lamentablemente, las declaraciones de Unai Sordo, secretario general de CCOO, no van en la dirección de convocar movilizaciones sino todo lo contrario: “El sindicato va a apelar a posiciones compartidas. No se va a sumar a procesos de movilizaciones, ni de tomas de plazas. No se han tomado decisiones orgánicas”. Y es que la defensa de los derechos democráticos más básicos por parte de la dirección de CCOO también está lastrada por la vergonzosa y nefasta estrategia de la paz social.

Esta línea fue confirmada oficialmente por el comunicado que el miércoles 20 hizo público la Ejecutiva Confederal de CCOO con el que reafirma la decisión de no promover ningún tipo de acción contra las medidas represivas del PP y con el que en la práctica avalan las medidas fondo de la política aplicada por el PP en Catalunya.

De hecho ante la convocatoria de huelga general en Catalunya anunciada tanto por La Intersindical Alternativa de Cataluña (IAC) como por la CGT y la COS, para el próximo 3 de octubre, la respuesta ha sido totalmente negativa por parte del secretario general de CCOO de Catalunya, Jesús Pacheco, y del de la UGT, Camil Ros, siguiendo la línea de las direcciones confederales de ambos sindicatos.

Como todas las conquistas importantes, sólo a través de la movilización masiva de la clase trabajadora y la juventud podemos conseguir defender los derechos democráticos hoy amenazados. Esa es la experiencia de muchas décadas de lucha obrera y esa es la base sobre la que CCOO forjó su historia de organización y combate. La indignación de millones de jóvenes y trabajadores en Catalunya y en todo el Estado está alcanzando una temperatura crítica. Las medidas represivas del PP pueden convertirse en la gota que colme el vaso de la paciencia de los millones que sufrimos la política del PP.

Desde GanemosCCOO nos solidarizamos con la lucha del pueblo catalán por el derecho a decidir y en defensa de los derecho democráticos, y haremos todo lo que esté en nuestra mano para impulsar e incentivar la lucha contra el PP y sus políticas, al lado de miles de luchadores y activistas de CCOO y de los movimientos sociales.

¡Basta de represión, el pueblo de Catalunya tiene derecho a decidir!

Volem Votar!


III Encuentro Estatal


Campañas

 


 

Materiales