“Las reivindicaciones son muy claras y precisas, que la empresa cumpla el aumento de horas a las que se comprometió por contrato con la Consejería de servicios sociales y, por la tanto, a la readmisión de la compañera despedida”

En nuestro país estamos viviendo como constantemente el gobierno del PP ha estado recortando en ayudas a la dependencia, precarizando la situación de los trabajadores en los centros de día, permitiendo que estos servicios sean privatizados y que las empresas incumplan constantemente con las concesiones públicas. Esto está pasando actualmente el Centro de Día Ría de Avilés, donde la empresa Eulen ha incumplido el contrato con el Principado de Asturias y han despedido a una trabajadora. Desde hace un más de un mes, los trabajadores se han organizado en la Plataforma de Trabajadores de Centros de Día de Asturias y se están movilizando contra este despido. Hablamos con uno de los miembros de la Plataforma, Ramón Alcántara.

¿Por qué comenzó el conflicto?

El conflicto concreto empezó por un incumplimiento de la empresa respecto a las mejoras que había ofertado de cara a quedarse con la adjudicación del servicio del Centro de Día. Dichas mejoras consistían en un aumento de horas mensuales (210) con respecto a las que debía realizar según el pliego original de condiciones, esta suma de horas daban lugar a contar con una auxiliar de enfermería más a jornada completa, para atención directa a las personas usuarias, y otra a jornada reducida para otras tareas.

A menos de un mes de empezar a prestar el servicio la empresa dice que no le salen las cuentas y mediante coacciones hace que la trabajadora a tiempo parcial firme la baja voluntaria y a otra le asigna las tareas de la compañera despedida, con lo cual, las horas de atención psicosocial quedan casi como antes.

Este conflicto se enmarca en las licitaciones que se realizan como subastas desde la administración de los servicios públicos, externalizando la gestión recursos tan imprescindibles como los Centros de Día que atienden a personas mayores dependientes

¿Cuáles son vuestras principales reivindicaciones?

En este caso concreto las reivindicaciones son muy claras y precisas, que la empresa cumpla el aumento de horas a las que se comprometió por contrato con la Consejería de servicios sociales y, por la tanto, a la readmisión de la compañera despedida.

¿Cuáles son vuestros métodos de lucha?

La información a los demás compañeros/as de la situación y a la ciudadanía a través de la prensa. Estas cosas caen muchas veces en el olvido porque la gente calla, no ve la importancia de moverse. También realizamos concentraciones y manifestaciones.

¿Cómo os organizáis para la movilización?

Desde hace poco más de un año estamos organizados en plataforma los trabajadores/as de los Centros de Día de Asturias y a través de asambleas, redes sociales nos coordinamos para realizar todo tipo de acciones. El objetivo de la plataforma, al principio, era conseguir un convenio propio, ya que estábamos incluidos en otro que era un batiburrillo, eso lo conseguimos hace poco con unidad y fuerza en la calle. Ahora la plataforma sirve para apoyarnos unos centros a otros como en el caso de este problema.

¿Qué papel están jugando los sindicatos en este conflicto?

En un principio nos constituimos en plataforma precisamente porque los sindicatos no creían o veían muy difícil la posibilidad de un convenio propio, cosa que al final logramos como ya he dicho. En este problema hemos tenido apoyo de personas de algún sindicato pero hemos funcionado como plataforma más bien. También nos han apoyado los partidos de izquierda del Ayuntamiento Somos, IU y Ganemos

¿Creéis que con la lucha conseguiréis vencer?

En ello estamos. De momento hemos conseguido que la Consejería se mueva rápido y amenace a la empresa con rescindir el contrato si no cumple. La gente en la calle sabe lo que está pasando y se implica, en la próxima movilización esperamos ser más y presionar para que se solucione el problema

Otra cosa que se consigue con la lucha es que los demás vean que siempre es mejor sacar a la luz este tipo de cosas para que no queden impunes y, sobre todo, saber que lo hemos intentado, que no hemos tragado con la situación, que unidos somos más fuertes