¡No son accidentes laborales, son crímenes!

Hoy lunes 21 de mayo a las 5.30 h. de la mañana se ha celebrado una asamblea de trabajadores en los tornos de Navantia Puerto Real, convocada por la Coordinadora de Profesionales del Metal de la bahía de Cádiz (CPM). Las propuestas de celebrar hoy una huelga general de 24 horas en las empresas del metal y la de huelga general en toda la Bahía de Cádiz a llevar a cabo en las próximas semanas, realizadas por el compañero Antonio Muñoz, han sido aprobadas por amplia mayoría por los trabajadores.

 

La convocatoria de huelga de hoy, realizada por la CPM y avalada por los sindicatos alternativos, ha tenido un seguimiento mayoritario en las empresas auxiliares y ha logrado también que el astillero de Navantia-Puerto Real cese en su actividad.

Ahora a preparar la huelga general en la bahía gaditana.

¡Viva la lucha de la clase obrera por sus derechos y por unas condiciones de trabajo dignas!  

Leer artículo sobre el accidente en lavozdigital.es

Antonio Muñoz, Izquierda Revolucionaria Cádiz. Miembro de la Coordinadora de Profesionales del Metal de la bahía de Cádiz (CPM).

 

El pasado miércoles 16 de mayo, Oscar, trabajador de 45 años perdía la vida en las instalaciones de la empresa TUBACER en el polígono naronés (Ferrol) de Río do Pozo, como consecuencia de un accidente laboral, al parecer en el curso de una maniobra de traslación de una chapa de grandes dimensiones con una grúa.

Este viernes 18 de mayo, en torno a las 08:00 de la mañana, los trabajadores de la comarca de la Bahía de Cádiz, recibíamos otro terrible mazazo, al confirmarse la muerte de dos trabajadores en una nave muy próxima a las instalaciones de Navantia Puerto Real, EQUIMANSUR (EQM), empresa que tiene históricamente vinculada su actividad a la realización de trabajos para el sector del metal y naval.

José Daniel, y José Luis (31 y 46 años), perdían la vida en condiciones similares a las del compañero de Ferrol, al caerles a plomo un portalón de acceso de un buque, de grandes dimensiones, al parecer en la maniobra de volteo de dicha pieza con una grúa en el propio taller.

Tras confirmarse la noticia, sobre las 11:00 de la mañana y como no podía ser de otra forma, se paró toda la actividad en el astillero puertorrealeño y partimos a pie miles de trabajadores tanto de las auxiliares como de la plantilla de la propia Navantia, a las puertas del taller, mostrando nuestra más sincera solidaridad obrera y apoyo al resto de los compañeros de EQM. Estos se encontraban en un profundo estado de desolación, en algún caso incluso con cuadros manifiestos de ansiedad y shock. En el ambiente, y a pesar del difícil momento, se podía palpar además del dolor en los rostros, la rabia contenida en todos los trabajadores allí presentes y el sentir general de que dos de los nuestros salieron por la mañana de sus domicilios a “buscarse la vida”, y la perdieron en el intento.

LOS ACCIDENTES LABORALES NO SON PRODUCTO DE LA CASUALIDAD O DE LA MALA SUERTE

Haciendo un rápido balance en cuanto a los datos de siniestralidad laboral en la provincia de Cádiz, las cifras hablan por sí solas:

Nueve personas fallecieron en sus respectivos puestos de trabajo en 2017, tres más que en 2016.

Accidentes graves se produjeron hasta 108 ese mismo año frente a los 84 del año anterior, mientras que los leves aumentaron de 11480 a 12297 en el mismo periodo según datos que recopila el Centro de Prevención de Riesgos Laborales de la Junta de Andalucía.

Como se puede observar según datos oficiales, la siniestralidad laboral está sufriendo un dramático crecimiento. Esto no se produce por casualidad.

De todos es sabido que las políticas de recortes llevadas a cabo por el gobierno del PP y su reforma laboral y también las aplicadas con anterioridad por el ejecutivo del PSOE que tendieron alfombra roja para que la derecha terminase de hacer el resto, solo nos han traído condiciones crónicas de precariedad a la clase trabajadora en su conjunto: bajadas salariales, perdidas de derechos históricos conseguidos a través de la lucha y un largo etcétera, pero sobre todo y no es una cuestión menor, hemos visto como nuestras condiciones más básicas de seguridad en nuestro entorno laboral se han ido difuminando y perdiendo.

La precariedad, no solo afecta a nuestro bolsillo, afecta a nuestra salud, nuestras vidas y a las de nuestras familias.

Por otro lado las lesivas políticas llevadas a cabo por los gobiernos tanto del PP como del PSOE para el conjunto de la clase trabajadora a nivel estatal, ha necesitado de terceros actores para que hayan podido aplicarse, convirtiéndolos, en la práctica en cómplices y culpables de toda esta debacle. La política de paz social, aplicada por los dirigentes de CCOO y UGT ha facilitado a PP, PSOE y a la patronal el camino en esta auténtica contrarrevolución que se ha producido en las condiciones laborales y en los derechos de la clase trabajadora, a la vez que ha desarmado a los obreros a la hora de hacer frente a esta ofensiva.

Los dirigentes de CCOO y de UGT, deben abandonar de una vez el repugnante pacto social y posicionarse al lado de los trabajadores y sus bases que es donde les corresponde estar. Basta de estupendas fotos con la patronal y el gobierno, deben dar un golpe de timón a su línea sindical y organizar la lucha en defensa de los derechos de los trabajadores.

De poco o nada les sirve a nuestros compañeros fallecidos y a sus familias que la secretaria provincial de CCOO, Lola Rodríguez, abogue por interponer la correspondiente denuncia a la fiscalía e intentar a toro pasado rasgarse las vestiduras con este asunto.

La paz social, no solamente fortalece que se dé cada vez más a menudo este tipo de situaciones, sino que además sirve de acicate a una patronal cada vez más envalentonada, una patronal que no tiene límites a la hora de llevar la explotación de los trabajadores hasta las últimas y más nefastas consecuencias para el trabajador. Es por ello que es hora de apostar por un sindicalismo, democrático, combativo y de clase.

La experiencia demuestra que no podemos esperar que estos dirigentes de CCOO y UGT retomen el camino de la lucha y la movilización seria y contundente en defensa de los derechos de los trabajadores, debemos imponerlo organizando la movilización nosotros mismos. En ese sentido la experiencia de la Coordinadora Estatal por la Defensa del Sistema Público de Pensiones, son un ejemplo a seguir.

Como primer paso debemos exigir una huelga general de todas las empresas vinculadas con el sector naval. Es necesario que organicemos asambleas en los centros de trabajo en las que se aprueben resoluciones en ese sentido.

Esto sería un gran avance en el camino para convocar una huelga general en todo el Estado con el objetivo de revertir los retrocesos en nuestros derechos laborales impuestos por esta voraz patronal a través de las políticas aplicadas por los distintos gobiernos que han estado a sus órdenes.

Una vez más queremos mostrar el más firme apoyo y solidaridad tanto a las familias como a todos los compañeros de los trabajadores fallecidos en esta terrible semana para el conjunto de trabajadores y trabajadoras dentro del Estado.

¡La precariedad mata!

¡La lucha es el único camino!

¡Por una huelga general, ya!

¡Abajo el gobierno del PP!

Descarga cartel en formato PDF