Los trabajadores dicen ¡basta! a los abusos de la multinacional sueca

El martes 12 de junio de 2018 los más de 300 trabajadores del almacén de H&M de Torrejón de Ardoz, el único centro logístico de la multinacional en Portugal y el Estado español, han iniciado una huelga indefinida.

Previamente la plantilla del almacén había realizado varias jornadas de paro, así como dos concentraciones ante la tienda central de H&M de la Gran Vía madrileña, para denunciar ante sus clientes las miserables condiciones en las que realiza su trabajo la plantilla del almacén de H&M, siglas que, con toda justicia, los trabajadores hacen corresponder con “Hambre & Miseria”.

Pero ante la negativa de la Patronal a abrir una negociación seria, la asamblea de trabajadores decidió recurrir al arma más poderosa de la que disponemos los asalariados: la huelga indefinida. Después de 5 días de paro prácticamente total, la plantilla se mantiene firme y cada vez más optimista, ya que la mercancía en las tiendas de H&M empieza a escasear y, hasta el momento, la empresa no ha conseguido un canal alternativo de distribución.

La reivindicación más importante que plantean las trabajadoras y trabajadores es un aumento de salario para toda la plantilla, con un porcentaje de incremento mayor para los trabajadores peor pagados, algo que permitiría ir avanzando en la equiparación salarial de la plantilla, ya que actualmente, debido a pasadas circunstancias, trabajadores de la misma categoría reciben salarios distintos.

La empresa se ha negado hasta el momento a negociar esta subida, y lo que pretende es aplicar un incremento salarial a solo la mitad de la plantilla, lo que en la práctica equivale a igualar los salarios a la baja. Con esta actitud H&M intenta aprovechar en beneficio propio las diferencias de salario entre trabajadores, y pretende enfrentar a los trabajadores entre sí. Afortunadamente, los representantes de UGT y CGT en el Comité de Empresa no han entrado en este sucio juego de la Patronal y se mantienen firmes en el mantenimiento de la huelga indefinida decidida por la mayoría aplastante de la asamblea de trabajadoras y trabajadores del almacén.

Ahora, a punto de cumplirse la primera semana de huelga, sería muy necesario plantearse dos medidas que permitirían reforzar la huelga y mantenerla sin fisuras hasta que la multinacional sueca de su brazo a torcer. La primera acción debería ser la constitución de una caja de resistencia que permitiese a los trabajadores y trabajadores con situaciones familiares más difíciles mantenerse firmes frente al chantaje de H&M. Las condiciones de trabajo de esta multinacional, que ganó el año pasado casi 1.700 millones de euros, son muy precarias y la mayoría de la plantilla cobra poco más de 900 euros. Para que la ausencia de ingresos no debilite la lucha, es necesario hacer un llamamiento a la solidaridad de toda la clase trabajadora y recoger los fondos necesarios para sostener la huelga, creando por los propios trabajadores una comisión de control que asegure la máxima transparencia en el manejo y distribución de los fondos.

La segunda medida que ayudaría a reforzar la huelga es iniciar una campaña de información a las trabajadoras y trabajadores de las tiendas de H&M del Estado español y Portugal para explicarles las razones de esta lucha y para proponerles unir fuerzas para mejorar las condiciones laborales de toda la plantilla de H&M.

El apoyo de las trabajadoras y trabajadores de las tiendas de H&M es vital para detectar los antes posible cualquier intento de la multinacional de romper la huelga utilizando canales de distribución de la mercancía que eviten utilizar el almacén de Torrejón. De esta forma se garantizaría que la empresa no tendría más remedio que volver a la mesa de negociación para cerrar un acuerdo que dé satisfacción a las legítimas reivindicaciones de las trabajadoras y trabajadores de H&M.

Desde Izquierda Revolucionaria hacemos llegar nuestro apoyo y solidaridad a la plantilla de H&M, que siempre nos tendrá a su lado en la lucha por los derechos y la dignidad de los trabajadores y trabajadoras.